16 dic. 2014

CROQUIS Y BOCETO



Los materiales comúnmente utilizados son:
Difuminos, trapos, pinzas, fijador, portaminas o lápices, carbonilla, lijas y tablero de dibujo.
Lápices HB y de mina blanda como el 4B y 8B para empezar. Sacapuntas y goma de borrar blanda.
Carbonilla tamaño mediano.
El difumino nos es más que un cilindro de papel enrollado terminando en punta que se utiliza para extender el carbón y degradar el tono, función que también podemos resolver con el trapo.
El fijador (tipo spray de pelo -el más económico-) como su nombre indica fijará el carbón, lápiz o creta en el papel, para evitar que se emborrone.
Recomiendo para usar como un tablero de dibujo un cartón duro o fibrofácil de mayor tamaño que la hoja de dibujo Nº6.



En el trazo está la clave de todo y eso se consigue haciendo, ejercitando, repitiendo... Se aprende a trazar trazando, se aprende a dibujar dibujando.

 

Es conveniente realizar un trazo de una sola línea y el dibujo se compone de muchos trazos. Solo Picasso, que yo sepa, era capaz de dibujar incluso figuras sin levantar el lápiz del papel. Conviene acostumbrarse a dibujar sin apoyar la mano en el soporte, solo así tendremos libertad de movimiento y el trazo será firme, además lo importante es que la visión del dibujante sea de frente al modelo y perpendicular al tablero.




CROQUIS
Los primeros dibujos que realizamos son ejercicios espaciales que nos ayudan a ubicar las formas tridimensionales en la hoja bidimensional.
Las líneas que vamos a utilizar al comienzo son las líneas guías o maestras, estas y además las relaciones de las formas entre sí. Podemos trazar líneas imaginarias que luego nos servirán para tener en cuenta las alturas de las figuras que dibujamos.
nos permiten organizar el espacio de nuestra hoja,  tener en cuenta las direcciones
Es muy importante saber que para esta parte de nuestro dibujo respetamos la fidelidad al modelo y empezamos a armar la primera estructura organizadora.









Uno de los grandes inconvenientes del que comienza a  dibujar es encontrarse con un trabajo que es por sus medidas muy distinto del modelo original y eso muchas veces quita las ganas de avanzar en este aprendizaje.
En la siguiente etapa hallaremos una medida que nos permita realizar un trabajo proporcionado, la llamamos módulo patrón. Esa medida será la que nos ayude a calcular el ancho y alto de la figura y luego iremos calculando otras medidas internas del trabajo que marcaremos en la hoja para luego a partir de ellas empezaremos a hacer el dibujo.

De acuerdo al tamaño de nuestra obra también es probable que tengamos que utilizar una escala para agrandar o achicar la figura en la hoja.





Otra cosa importante a saber es que todo lo que existe en nuestro planeta Tierra, cualquier elemento del reino mineral, vegetal o animal, así como cualquier cosa creada por el ser humano se puede descomponer en las figuras básicas prisma, pirámide, cilindro, cono y esfera. Esto lo llamamos geometrizar las formas.






Como vimos al dibujar la estructura básica del vaso ahora podemos avanzar un poco más geometrizando las formas que allí aparecen. Tengamos en cuenta y observemos que un vaso es un cilindro o un tronco de cono invertido, a partir de ahí solo nos resta decidir el ángulo conveniente para dibujarlo pues esto afecta a la perspectiva.

 

De igual forma dediquemos el tiempo que necesitemos a observar con detenimiento los óvalos que forman la boca del vaso y la base del mismo, que como sabemos en realidad son círculos pero que al no verlos desde la perpendicular a la base nosotros los vemos como óvalos.

El óvalo de la boca es el que mejor vemos su trazado, pues el de la base del vaso puede que no lo veamos completo, si el vaso no es transparente. Si es transparente, veremos que la línea externa no coincide con la interna, pues el cristal tiene un grosor tanto en la envolvente como en la base.
Además debemos tener en cuenta dimensiones y proporciones. Es necesario comparar continuamente medidas de unas líneas respecto a otras, solo así conseguiremos que nuestro dibujo se ajuste a la realidad y no salga estirado a lo alto o a lo ancho.
Cuando consideremos que tenemos una idea clara del contorno del vaso y por tanto de las posiciones de las líneas así como de sus dimensiones y proporciones, podemos empezar a dibujar.







Otro buen ejercicio es tomar un jarrón de los que tengamos en casa, mejor grande que pequeño y mejor de un solo color que con muchos colores y dibujos. Esto solo para que no tengamos que hacer el esfuerzo de abstraernos de los adornos y concentrarnos solo en las líneas que nos interesan.
Dediquemos todo el tiempo que nos haga falta para la observación. Veamos de forma global la proporción existente entre altura y anchura.
Después vemos en cuantas formas lo podemos descomponer que parte es un cilindro, que parte es cónica, que parte es esférica...
Podemos hacer un dibujo previo en el cual dibujamos las partes como independientes, esto facilitará nuestra comprensión de su estructura.
Una vez resuelto esto ya tenemos un conocimiento completo de la estructura de nuestro modelo y podemos comenzar a dibujar de arriba abajo y equilibrando trazos a la derecha con trazos a la izquierda sin olvidarnos nunca de las proporciones, comparando continuamente dimensiones.





Ahora podemos realizar el dibujo de varias formas:

a)   Tomamos nuestro tablero con la hoja de papel sujeta con pinzas y nuestro lápiz y, referenciando todas las líneas -rectas y curvas- diagonales, verticales, horizontales, efectuamos los trazos pertinentes para resolver nuestro dibujo. Líneas guías o maestras.
b)   Luego calculamos las medidas proporcionales con el módulo patrón y la escala correspondiente.
c)   Ahora continuamos relacionando las formas del jarrón con las formas geométricas básicas.
d)   Luego nos queda el ajuste de formas al modelo original.
e)   Por último solo queda sumar lo que nuestro ser artista quiera lograr con lo obtenido y realizar su aporte único para enriquecer la obra.




El dibujo de botellas es semejante al de los jarrones, la diferencia principal está en que los jarrones están formados principalmente por líneas curvas y las botellas por líneas rectas o casi rectas. Hacer los mismos pasos que para dibujar los jarrones y luego todo esto lo aplicaremos para dibujar figura humana.




Boceto

Lo que hemos hecho hasta ahora es el dibujo del contorno de los diferentes objetos y en ningún momento hemos dibujado los efectos de la luz sobre el volumen de los mismos, sólo nos hemos preocupado por definir la forma con solo una línea que define su silueta y poco más. Pero lo que realmente define la forma y el modelado es la luz que a su vez provoca sombras.

Si nos situamos cerca de una ventana y tomamos una pelota de ping-pong, podremos observar diferentes zonas tonales en la misma - luz, medio tono, sombra propia, sombra proyectada y reflejo- y esto es lo que hace que nosotros distingamos la forma en toda su extensión y concluyamos que es una esfera y no otra figura.

El tono es la diferencia de intensidad entre el blanco y el negro, entre la luz y la ausencia de luz. Para poder simplificar los muchos tonos que podremos apreciar al observar un objeto, definimos una escala de seis tonos mediante la cual podremos representar la intensidad de la luz considerando los valores y la diferencia entre las zonas "medio tono" y "sombra propia".
Así tendríamos:
Luz difusa: valores 3 y 4. Diferencia 1
Cielo nublado: valores 3 y 5. Diferencia 2
Pleno sol: 2 y 5. Diferencia 3
Luz artificial: 2 y 6. Diferencia 4